marc
octubre 18, 2016

Marc Márquez ha vuelto a proclamarse Campeón del Mundo de MotoGP en el Gran Premio de Japón, mismo escenario donde lo hiciera hace dos años. El piloto del equipo Repsol Honda ha logrado su quinto entorchado aprovechando su primera oportunidad, en la que dependía de los resultados de sus dos rivales en la disputa por el Mundial. Las caídas de Valentino Rossi, primero, y Jorge Lorenzo, después, cuando trataban de alcanzar al piloto de Cervera, han dejado vía libre al título de Márquez. El de Cervera ha sumado una inapelable quinta victoria de la temporada en un circuito en el que no había logrado vencer en MotoGP, para conseguir su quinto Campeonato del Mundo de Motociclismo, tercero en la categoría reina, logrando un hito que le convierte en el Pentacampeón más joven de la historia, con 23 años, 7 meses y 27 días.

“Es increíble. Antes de la carrera no me esperaba ser campeón, ya dije que aquí sería imposible. Pero cuando he visto que Rossi estaba fuera, he decidido tirar fuerte para conseguir la victoria. Estaba rodando al máximo y, cuando quedaban 3 vueltas, me han comunicado en la pizarra que Lorenzo también estaba fuera. En esa vuelta he cometido errores en 4 o 5 curvas, porque ha sido difícil mantener la concentración. Estoy muy contento porque, después del año pasado, este título es muy especial, y además en Motegi. Es en casa de Honda, que ha trabajado mucho este año y se han podido ver los frutos de ello durante la temporada, también en este circuito, donde tuve dificultades en otras temporadas. Yo también he mejorado, por ejemplo, en cómo utilizar mejor el neumático delantero. Ha sido un año muy duro, pero fantástico. Lo ha sido también para mi equipo y, por supuesto, no me olvido de mi abuela, que murió este año y estaría muy feliz con este Campeonato del Mundo. Ahora sólo queda disfrutarlo y quizás enfocar las últimas carreras más al estilo Márquez”.